Page 42 - 2011_09_sinfronteras

SEO Version

INFORME
DE
BARRICK
SOBRE MINERÍA
RESPONSABLE
| SIN FRONTERAS
Septiembre 2011
42
Saber leer y escribir es decisivo. No sólo es necesario en términos de educación,
sino que ser alfabeto es un componente clave en las califcaciones esenciales
de la vida, como frmar un contrato o hacer transacciones comerciales, incluso
para algo tan sencillo como hacer compras.
Esto es especialmente crítico en el Distrito de Porgera, que tiene la tasa de
analfabetización más alta de Papúa Nueva Guinea (PNG) según las Estadísticas
Nacionales de Población (2002).
El programa la “Alfabetización es para Todos”, apoyado por Barrick como parte
de su compromiso con la educación, se creó en el 2003 como un proyecto de la
Asociación de Mujeres del Distrito de Porgera (PDWA, en inglés). El programa
se centra en los adultos que nunca han aprendido a leer, los jóvenes que no van
al colegio y los niños pequeños en edad escolar en áreas remotas que, de lo
contrario, no tendrían acceso al colegio.
El programa, que se desarrolló en estrecha colaboración con la comunidad
local, administra 70 escuelas del área y produce más de 300 instructores
capacitados. A nivel colectivo, estas escuelas han entregado capacitación básica
en alfabetización a más de 5.000 adultos y niños que no asisten al colegio. Los
materiales son donados por el joint venture Porgera y la PDWA.
En PNG, se hablan más de 500 dialectos. A las personas, primero se les enseña
a leer y escribir en Pidgin, el idioma ofcial de PNG, que se conoce formalmente
como Tok Pisin. Después, aprenden a leer y escribir en su dialecto local y luego,
en inglés. Las sesiones “Capacitando capacitadores” permiten a las personas
enseñar a leer y escribir en comunidades rurales. El programa también da
capacitación en habilidades de la vida que complementan la lecto-escritura, y
permiten a los participantes involucrarsemás en las actividades de la comunidad.
Todos los profesores son voluntarios.
Mejorar las tasas de alfabetización es una prioridad en muchos lugares en que
Barrick tiene operaciones. En República Dominicana, facilitó recientemente un
curso de lecto-escritura de 4 meses, en un trabajo conjunto con el Centro de
Formación de Mujeres Organizadas María Liberadora (CEFORMOMALI) y el
Ministerio de Educación. El programa ayudó a Calixta Cedeño Hernández (de
64 años) y a otras 300 mujeres a aprender a leer y escribir.
“Para la comunidad de Cotuí, la conclusión de esto es menos personas
analfabetas, una disminución de la auto-estima baja, y más mujeres que se
pueden defender por sí solas. Nuestro agradecimiento a Barrick Pueblo Viejo
y al Ministerio de Educación por su apoyo”, dijo la Hermana Luisa Suárez,
directora de CERFORMOMALI.
Leer, una necesidad universal:
Barrick apoya la alfabetización en
Papúa Nueva Guinea y República
Dominicana