Página 46 - Somos Barrick Veladero N-42.pdf

Versión de HTML Básico

Novedades
Veladero
46
Seguridad
Patrimonial
La mira en el
respeto
Los principios voluntarios de derechos humanos son código de conducta para empresas del sector ex-
tractivo, que ayuda a las compañías a mantener la seguridad de sus operaciones en un marco que asegure
la protección de los derechos humanos.
Conciente de la importancia que reviste la promo-
ción y protección de los derechos humanos en todo
el mundo, Barrick se alinea con el cumplimiento de
este código de conducta que tiene como objetivo
desarrollar una serie de principios voluntarios que
sirven de guía para mantener la seguridad de las
operaciones en un marco que garantiza el respeto
por los derechos humanos y las libertades funda-
mentales. Además, una vez al año, estas acciones
son auditadas por empresas especialmente dedica-
das a supervisar esas tareas y recomendar mejoras.
La compañía tiene la convicción de que los con-
troles, estándares, políticas y procedimientos
efectivos contribuyen a la seguridad y protección
de los empleados y también de las comunidades
donde opera. Para estos fines uno de los pilares
fundamentales es la relación directa con las fuer-
zas públicas como Policía y Gendarmería Nacional
pero también es necesario la contratación de un
servicio privado de seguridad, cuyo personal cuen-
ta con instrucción sobre los principios voluntarios y
derechos humanos.
Precisamente las auditorías se anclan en tres pun-
tos: En primer lugar el análisis de riesgo que hace
la empresa ya que esto es decisivo para la seguri-
dad del personal y las comunidades.
“El éxito de las operaciones de la compañía a corto
y largo plazo y la promoción y protección de los dere-
chos humanos dependen de un efectivo y real análisis.
Se deben analizar las interacciones de las operaciones
con los derechos humanos, la posibilidad de conflic-
tos sociales, identificar los riesgos de seguridad, entre
otros aspectos”, indicó Mariano Quiroga, superinten-
dente de Seguridad Patrimonial, área responsable de
la gestión de la seguridad en la compañía.
El segundo aspecto muy relevante es la interacción
con la fuerza de seguridad pública. En este sentido
Quiroga explicó que “aunque los gobiernos des-
empeñan la función principal en el mantenimiento
del orden público y la seguridad, a las compañías
les interesa conocer que los actos de los gobiernos
sean compatibles con la protección y promoción
de los derechos humanos”.
El tercer ítem central es la relación con la seguridad
privada. En este punto, Barrick opera con la empre-
sa El Guardián y las auditorías revisan su actuación
en el marco de los derechos humanos como servi-
cio preventivo de vigilancia.
“Para alcanzar lo estándares comprometidos por
Barrick el personal de seguridad recibe capacita-
ciones sobre el uso de las fuerzas, el conocimiento
de los principios voluntarios y los derechos huma-
nos. También es fundamental nuestra relación con
la seguridad pública y el gobierno para trasmitir la
importancia que tienen estos temas para la empre-
sa”, agregó Quiroga.
Este programa se viene desarrollando desde hace
tres años con muy buen nivel de cumplimiento de
acuerdo con los resultados auditados en la última
visita corporativa en Abril.
“Se logran los objetivos pero siempre hay detalles
que mejorar para eso nos sirven las auditorías. Una
vez que éstas finalizan nos envían planes de acción
para que mejoremos, nos ponen metas, sugeren-
cias y recomendaciones”, aseguró Quiroga